Icono del sitio Barranquilla Global – Radio Online

La historia de Jean Carlos Centeno, el nuevo Grammy del vallenato. Por: Robinson Castillo

La opinión  y el criterio del autor son de su completa responsabilidad.

Por: Robinson Castillo Charris 

Ni el mejor compositor habría podido plasmar en una canción la película de la vida de Jean Carlos Centeno, que fue galardonado con el Latin Grammy en la categoría cumbia-vallenato. Sus vivencias le sobran detalles hasta para una novela. Esta es parte de su historia.

Para comenzar, Jean Carlos Centeno no nació en Colombia, su lugar de natalicio es Cabimas en Venezuela, pero solo hasta los 20 años descubrió esta verdad, pero había aún más por saber, aún le faltaba otro impacto emocional y uno que lo estremecería.

A los tres meses de nacido Jean Carlos Centeno llega a Villanueva, en el Departamento de la Guajira, pero en condición de adoptado y cuando ya era un cantante consagrado en El Binomio de Oro, fue enterado de este episodio, que, sin duda, lo conmovió hasta el llanto.

En el programa Yo José Gabriel, el ahora ganador del premio Latin Grammy, fue muy directo al recordar este capítulo de su existencia: “A los tres meses me trajeron a Colombia y me adoptaron, solo hasta los 20 años estuve totalmente seguro de que había nacido en otro país, donde tenía otro nombre, pero no iba a renunciar nunca a mi nacionalidad colombiana”

Jean Carlos Centeno siempre ha dicho que su madre adoptiva María Elena Jiménez, mantuvo un silencio de años sobre su origen, por el temor a que el cantante la abandonara, pero tal eventualidad jamás ocurrió. El cantautor vallenato tiene claro su verdadero hogar. “Mi madre es la que me crió” dijo Centeno en la entrevista con Yo José Gabriel.

Lo apodan casi loco, por todas las aventuras en las que se ha embarcado. En su niñez por un tiempo vendió paletas y bolis en las calles de Villanueva y en un principio el vallenato no estaba en sus planes futuros, lo que lo apasionaba era cantar baladas.

El vuelco artístico llegó con el asesinato de Rafael Orozco, pues posteriormente Israel Romero reclutó a un grupo de cantantes para el relanzamiento de la agrupación y en esa primera generación estuvo el joven de 16 años Jean Carlos Centeno, a quien apenas le dieron el tema No te vayas, pero con eso fue suficiente para marcar la diferencia.

Prácticamente se constituyó en la voz líder del Binomio de Oro y el grupo jamás se apagó, incluso muchas de las composiciones de Jean Carlos Centeno como Locamente enamorado, Me vas a extrañar, Me ilusioné, fueron inspiradas en Wendy, la hija de Rafael Orozco.

En la vida de Jean Carlos Centeno aún falta mucho por contar, pero si queremos saber más de la misma, muchas de sus historias están plasmadas en sus canciones. Más que merecido el Latin Grammy para uno de los artistas vallenatos más importantes de este género en Colombia.

———————————

Robinson Castillo Charris. Comunicador Social y Periodista de la Universidad Autónoma del Caribe. Magíster en Comunicación política de la Universidad Externado de Colombia y especialización en Periodismo Digital. Amplia capacidad en marketing mediático, gestión de medios, Consultor Estratégico en Marketing de Contenidos. Jefe de Prensa de Senado, Cámara de Representantes y asesor de prensa del Concejo de Bogotá, columnista de varios medios impresos y digitales.

Salir de la versión móvil