Caribe, huérfano histórico de poder. Por: José Consuegra Bolívar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
La opinión  y el criterio del autor son de su completa responsabilidad.

Por: José Consuegra Bolívar 

Este periodo presidencial es una ocasión única para el Caribe, para resarcir su orfandad en el poder y el rezago comparativo con la región Andina, al contar con un presidente que lleva nuestra sangre y ha vivido y sufrido nuestras necesidades y limitaciones.

 

En tiempos precolombinos, la región Caribe estaba habitada por los chimilas, los arhuacos, los koguis, los mokanás, los zenúes, entre otros, quienes forjaron una cultura propia ancestral que, luego, con la llegada de los conquistadores y durante tres siglos de colonia, recibieron forzadamente, además de la inclemente violencia, una lengua, unas creencias religiosas, unos valores y un modelo socioeconómico medieval esclavista que se amalgamaron para dar origen a una sociedad criolla.

Por el aniquilamiento casi total de los indígenas, nos llega la cultura africana, a través de los cientos de miles de esclavos que ingresaron por Cartagena y, a partir de allí, nuestra idiosincrasia social y riqueza cultural se sostiene en tres pilares étnicos (africanos, españoles y amerindios).

Ya en la vida republicana, a finales del siglo XIX y hasta mediados del XX, el Caribe colombiano se convierte en un gran crisol de razas y culturas, y recibe flujos migratorios de Europa (alemanes, italianos, griegos, franceses), del medio Oriente (libaneses, palestinos, jordanos y sirios) y el lejano Oriente (chinos y japoneses), lo que promovió nuestra riqueza multiétnica y, con ello, nos prodigó valores y cualidades innatas de los migrantes como la resiliencia, el emprendimiento, la solidaridad, la integración, el esfuerzo, la recursividad, el conocimiento y la innovación.

Esa realidad histórica da lugar a que, hoy, quienes nacemos y nos formamos en esta región norteña de Colombia, mantengamos una amalgama social, una singularidad cultural y unos valores y costumbres producto del sincretismo que nos trasciende y da forma a nuestra identidad Caribe.

Uno de los limitantes que ha sufrido la región ha sido el centralismo agobiante en todos los aspectos, hasta en la oportunidad de gobernar. Durante los más de 200 años de vida republicana, solo cuatro costeños, incluyendo al presidente Gustavo Petro Urrego, han presidido la jefatura del Estado. En el siglo XX no hubo un solo mandatario oriundo de esta tierra. Antecedieron al presidente Petro, Juan José Nieto Gil, nacido en Baranoa; Rafal Núñez, de Cartagena y José María Campo Serrano, de Santa Marta.

Si bien, durante la campaña electoral fue discutido su origen real, el mandatario aclaró y reiteró que nació en Ciénaga de Oro (Córdoba) y que, ante el traslado de su familia a Cundinamarca, buscando mejores horizontes, fue registrado en Zipaquirá para que pudiera ingresar al colegio.

Este periodo presidencial es una ocasión única para el Caribe, para resarcir su orfandad en el poder y el rezago comparativo con la región Andina, al contar con un presidente que lleva nuestra sangre y ha vivido y sufrido nuestras necesidades y limitaciones. Es urgente atender problemáticas como el alto costo de la electricidad, la pobreza, la inasistencia alimentaria de la niñez, la falta de cobertura de agua potable y alcantarillado en áreas rurales, las inundaciones en La Mojana y otras zonas, el desempleo e informalidad, la conectividad vial, etc. Es ahora o nunca.

—————————————-

Dr. José Consuegra Bolívar. *Rector de la Universidad Simón Bolívar, Barranquilla.

Médico Cirujano, Magíster en Proyectos de Desarrollo Social y con Estudios de Postgrado en Dirección Universitaria por intermedio del Simposio Permanente sobre la Universidad, Egresado del programa de Liderazgo Universitario de la Escuela de Educación de Harvard University. Con alto sentido de responsabilidad y compromiso con el mejoramiento permanente de la calidad de la educación superior en Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email